#FUERZA MÉXICO

En estos días nos ha tocado  vivir muchas cosas que antes del martes sólo eran historias que contaban aquellos que había vivido lo ocurrido en la Ciudad de México durante el año 1985, algo que a muchos de nosotros nos sonaba muy distante, a pesar de tener familiares a los cuales les tocó, incluso algunos son sobrevivientes del mismo, ante esto lo único que podemos decir es que efectivamente vimos una cara de la sociedad mexicana que habíamos tenido guardada, y sí, también una cara de aquellos jóvenes, aquella generación a la que muchos de nosotros pertenecemos, la cara de aquellos jóvenes que no dudaron en salir a la calles sin importar nada, no importaba si estaban lejos o cerca, no importaba de que escuela o universidad vinieran, se ponían el casco y los guantes y empezaban a levantar piedras y vigas que en otras circunstancias nos hubieran resultado imposible si quiera pensar en levantar.

La ayuda desmedida que vació todos las tiendas, podemos  decir que no tiene comparación, no podríamos haber imaginado entrar a un supermercado y ver los estantes vacíos y pensar “que bueno que ya no queda nada” porque sabíamos que si los productos no estaban en sus lugares era porque la gente había arrasado con ellos para darlos como donativo.

Las calles llenas de gente, como si volviésemos a una época donde no hubiese sistema de transporte ni autos particulares, todos ellos cargados con una prisa cautelosa y preocupada, rodeados de un silencio que sólo podemos describir como no de este mundo, tantas personas que no se podía circular, tanta gente que aquellos que estuvieron  como brigadistas tenían que decirles que se fueran a otros puntos de la ciudad porque ya eran demasiados.

Por todo esto lo único que les podemos decir aparte de gracias y felicidades por la unión que hemos tenido estos días es: México no hay que perder la imagen que hemos tenido desde el pasado martes 19 de septiembre, no volvamos al México oportunista, al México egoísta y apresurado, no perdamos esa fuerza y esa entereza por la que nos han distinguido a nivel mundial todos estos días, sigamos siendo ese país en donde no importa quien eres, te pones un par de guantes y un casco para remover escombros, o cargar cajas, o formar cadenas humanas.

Millenials, ya han demostrado que no son  una generación indiferente y apática como todos pensaban – todos incluso quienes forman parte de esta generación –  continuemos rompiendo paradigmas que nos tienen atados de manos, sigamos demostrando que este es nuestro país y que nosotros somos quienes decidimos y decidiremos hacia donde lo queremos llevar.

Por ello, como Fundación: Luz, Ciencia y Arte, queremos resaltar la importancia que tiene para nosotros formar una sociedad, hermanada con las necesidades de los demás, ya que por mucho que podamos “prepararnos” para situaciones como lo ocurrida, jamás la humanidad podrá salir a flote, sino trabajamos juntos, como hermanos, amigos y familia que somos todos.

Por: Almudena Parra